En medio al desierto de malas noticias económicas que asolan la economía mundial en los últimos años, el turismo receptivo ha se mostrado una excepción positiva a la regla de la economía en recesión. Pese las incertidumbres del escenario económico no apenas para las economías centrales, pero que también ha afectado significativamente en los últimos 2 años los países emergentes, la demanda por turismo internacional se revela robusta atingiendo la cifra recuerde de 705 millones de desembarques y crecimiento de 4% versus 2011 (datos: acumulado Ene-Ago. de 2012)i (….)